Inversión de compra y retención vs. Market Timing

Buy-and-hold Invirtiendo vs. Market Timing

Si le preguntaras a 10 personas qué significaba para ellos invertir a largo plazo, podrías obtener 10 respuestas diferentes. Algunos pueden decir de 10 a 20 años, mientras que otros pueden considerar cinco años como una inversión a largo plazo. Las personas pueden tener un concepto más corto de largo plazo, mientras que las instituciones pueden percibir que a largo plazo significa un tiempo lejano en el futuro. Esta variación en las interpretaciones puede conducir a estilos de inversión variables.

Para los inversores en el mercado bursátil, es una regla general suponer que los activos a largo plazo no deberían ser necesarios en el rango de tres a cinco años. Esto proporciona un margen de tiempo para permitir que los mercados realicen sus ciclos normales. Sin embargo, lo que es aún más importante que la forma de definir a largo plazo es cómo diseñar la estrategia que utiliza para realizar inversiones a largo plazo. Esto significa decidir entre la administración pasiva y la activa.

Estrategias a largo plazo
Los inversores tienen diferentes estilos de inversión, pero básicamente se pueden dividir en dos campos: gestión activa y gestión pasiva. Las estrategias de compra y retención, en las que el inversionista puede usar una estrategia activa para seleccionar valores o fondos, pero luego bloquearlas para mantenerlas a largo plazo, generalmente se consideran de naturaleza pasiva. La Figura 1 muestra los beneficios potenciales de mantener posiciones durante periodos de tiempo más largos. Según una investigación realizada por Charles Schwab Company en 2012, entre 1926 y 2011, un período de tenencia de 20 años nunca arrojó un resultado negativo.

Fuente: SchwabCenter for Financial Research
Figura 1: Rango de retornos del S & P 500, 1926-2011

Estos son algunos datos muy convincentes para convencer a los inversores de que permanezcan en el largo plazo.

Active Management
En el lado opuesto del espectro, numerosas técnicas de administración activa le permiten barajar activos y asignaciones en un intento de aumentar los rendimientos generales. Sin embargo, existe una estrategia que combina un poco de gestión activa con el estilo pasivo. Una forma simple de ver esta combinación de estrategias es pensar en un jardín de patio trasero. Si bien puede plantar diferentes cultivos para diferentes resultados, siempre se tomará el tiempo para cultivar los cultivos para garantizar una cosecha exitosa. Del mismo modo, una cartera puede cultivarse en el camino sin asumir una estrategia activa que consume mucho tiempo o potencialmente riesgosa.

Un buen ejemplo de este método sería la gestión tributaria para los inversores sujetos a impuestos. Por ejemplo, un valor o fondo puede tener una pérdida impositiva no realizada que beneficiaría al tenedor en un año fiscal específico. En este caso, sería ventajoso capturar esa pérdida para compensar las ganancias reemplazándola por un activo similar, según las reglas del IRS. Otros ejemplos de transacciones ventajosas incluyen capturar una ganancia, reinvertir efectivo de los ingresos y hacer ajustes de asignación de acuerdo con la edad.

Tiempo Cuando se trata del tiempo del mercado, hay muchas personas y muchas personas en contra. Los mayores defensores de la sincronización del mercado son las empresas que afirman ser capaces de sincronizar con éxito el mercado. Sin embargo, aunque hay empresas que han demostrado tener éxito en la distribución del mercado, tienden a entrar y salir de los reflectores, mientras que los inversores a largo plazo como Peter Lynch y Warren Buffett suelen ser recordados por sus estilos. La figura 2 a continuación muestra los rendimientos de 1996 a 2011.

Fuente: SchwabCenter for Financial Research
Figura 2: S & P 500, 1996-2011

Este es probablemente uno de los gráficos presentados más comúnmente por los defensores de la inversión pasiva y incluso los administradores de activos (fondos mutuos de acciones) que utilizan la asignación estática, pero se gestionan activamente dentro de ese rango. Lo que sugieren estos datos es que medir el tiempo del mercado con éxito es muy difícil porque los rendimientos a menudo se concentran en marcos de tiempo muy cortos. Además, si no se invierte en el mercado en sus mejores días, puede arruinar sus devoluciones porque una gran parte de las ganancias de todo el año podría ocurrir en un día.

The Bottom Line Si la volatilidad y las emociones de los inversores se eliminaran por completo del proceso de inversión, está claro que la inversión pasiva, a largo plazo (20 años o más) sin ningún intento de controlar el mercado sería superior elección. En realidad, sin embargo, al igual que con un jardín, se puede cultivar una cartera sin comprometer su naturaleza pasiva. Históricamente, ha habido algunos giros dramáticos obvios en el mercado que han brindado oportunidades para que los inversionistas cobren o compren. Tomando señales de grandes corrientes ascendentes y descendentes, se podría haber incrementado significativamente los retornos generales, y como con todas las oportunidades en el pasado, la retrospección es siempre 20/20.