¿Cómo se calcula el margen de costo directo?

¿Cómo se calcula el margen de costo directo?
a:

El margen de costo directo se calcula tomando la diferencia entre los ingresos generados por la venta de bienes o servicios y la suma de todos los costos directos asociados con la producción de esos bienes, y dividiendo por el ingreso total.

Expresado como un porcentaje, el margen de costo directo indica qué parte de cada dólar de ingresos se retiene como ganancia después de contabilizar únicamente los gastos incurridos para la producción de bienes y servicios. El margen de costo directo a menudo se conoce como el margen bruto y es una medida importante en las finanzas corporativas.

Dependiendo de cómo los datos de ingresos y gastos están etiquetados en los documentos financieros de la compañía, este margen puede expresarse de dos maneras:

Margen de costo directo = (Ingresos - Costos directos) / Ingresos

O

Margen bruto = (Ingresos - Costo de ventas) / Ingresos

Costos directos

Los costos directos son gastos que pueden vincularse directamente con los artículos en venta. Para los fabricantes, esto incluye materias primas como madera, pintura, hardware y el costo de la mano de obra necesaria para construir cada artículo. Para las operaciones minoristas, los costos directos incluyen el precio pagado al mayorista o fabricante y cualquier comisión pagada a los vendedores. Dependiendo de la operación, también puede incluir los salarios del supervisor si la presencia del supervisor es directa y excepcionalmente beneficiosa para la producción o venta de bienes. Los salarios o salarios de los empleados cuyos roles no están intrínsecamente vinculados a la producción o venta de bienes no se incluyen como costos directos. Los costos directos también se conocen como el costo de los bienes vendidos, o COGS.

Uso en contabilidad comercial

El margen de costo directo es un excelente indicador de si los gastos más básicos de una empresa están absorbiendo sus ganancias netas. Un margen de costo directo bajo significa que se dejan relativamente pocos ingresos para cubrir todos los otros gastos en los que incurre una empresa en sus operaciones diarias. Un margen bruto débil puede gotear fácilmente a un margen de beneficio neto menos que impresionante. Mantener bajos los costos directos es un componente crucial para mantener una línea de fondo saludable.