Amando tus acciones? No tome este cliché en el corazón

Amando sus acciones? No lleves este cliché al corazón

Joachim Goldberg, especialista alemán en finanzas del comportamiento y coautor del libro "Behavioral Finance", que se publicó por primera vez en 1999, a menudo advierte a las personas que no deben "enamorarse de las acciones". , argumenta, son mejores inversores que los hombres, en parte porque son más capaces de deshacerse de las acciones (y presumiblemente también de los hombres) que ya no son financieramente valiosas.

La analogía del amor es atractiva, pero más lo es. aquí más de lo que el cliché sugeriría.

¿Es realmente amor?

Ciertamente es posible apegarse a una acción en particular (en lugar de amarla realmente) si Lo que la compañía hace y representa es genuinamente atractivo. Si realmente te gustan los autos, puedes desarrollar un afecto similar por las acciones automotrices. O si crees que cierta compañía es particularmente ética, incluso te puede encantar, incluso si los números realmente no se suman. Además, una cartera heredada de un ser querido puede tener un verdadero valor sentimental, por lo que podría colgar por razones emocionales más que financieras. En cuanto al resto, los motivos para aferrarse a una población demasiado larga son muchos y variados.

Otras razones por las que las personas mantienen existencias de Dud

La razón más simple es la apatía pura. Es más fácil no hacer nada que algo, y la gente simplemente no se molesta en administrar sus inversiones. Los corredores tampoco pueden molestarse, y ciertamente no hay amor involucrado en tal situación, ni de las acciones ni del cliente.

El deseo de evitar tomar una pérdida es otra razón clásica. Es de naturaleza humana esperar que al menos se recupere el precio de compra, pero esto a menudo no sucederá, o tomaría tanto tiempo que el costo de oportunidad sea enorme. Financieramente es mejor reducir las pérdidas.

Entonces hay avaricia. Si obtuvo un beneficio del 100%, puede pensar que puede duplicar su dinero nuevamente o incluso más. Esto puede o no ser avaricia. Después de todo, no hay nada que impida que las acciones suban otro 500% si la compañía y los mercados siguen el juego. ¿Es esto realmente codicia o racionalidad económica y simple amigabilidad al riesgo? El deseo de ganar la mayor cantidad de dinero posible de una inversión no es codicia en sí misma. Solo cuando ese deseo es excesivo o excesivo, lo que conduce a una posesión irracional de la acción durante demasiado tiempo, la avaricia se hace cargo. Pero no siempre es fácil saber cuándo ha llegado el momento de separarse, al igual que en las relaciones humanas.

En línea con el punto anterior, la incertidumbre sobre el futuro también es relevante y omnipresente. Existe el viejo dicho de que "nadie se arruinó para no obtener ganancias"."Por otro lado, es molesto cuando el beneficio podría haber sido 10 veces mayor. Cortar un stock suelto a la primera señal de problemas puede llevar a serios remordimientos. Una vez más, si quedarse allí esperando la gran recompensa es realmente codicioso o imprudente, es subjetivo e incluso depende en parte de la suerte. Tal vez uno debería al menos "sacar algo de dinero de la mesa", pero no todos. ¿Quién sabe con certeza?

El impacto de todo esto en el mercado

De particular importancia es el hecho de que si una acción es "querida de todos", esta pasión puede justificarse simplemente por la presión que aplica sobre el precio de todos esos admiradores. Los periodistas tienden a advertir que "sus acciones no lo amarán de vuelta", pero si todos los demás los quieren, pueden hacerlo. Tales sentimientos pueden resultar en una acción intrínsecamente poco sólida que no disminuya en valor de mercado, o al menos no tanto como lo sugeriría el valor inherente de la compañía subyacente. La psicología juega un papel enorme en los mercados financieros, tanto del lado vendedor como del comprador. Cuando suficientes personas se aferran a inversiones que no son óptimas, esto afecta el rendimiento y los rendimientos del mercado.

Conclusiones

En términos generales, es imprudente desde el punto de vista financiero mantener existencias por cualquier razón que no sea la probabilidad de que generen una buena rentabilidad en el futuro.

Sin embargo, hay muchas razones por las cuales las personas mantienen existencias que, objetivamente hablando, deberían vender. Una de estas razones es el notorio fenómeno del "enamoramiento", pero la prevalencia de este fenómeno es probablemente exagerada. La gente puede mantener una reserva de mal gusto por la apatía, la codicia, la ignorancia, ir con las masas o porque lo heredaron de su padre. O pueden estar perfectamente dispuestos a tomar un despeje arriesgado. Además, si una población es amada lo suficiente por suficientes personas, eso apuntalará el precio.