¿Qué era la Ley Glass-Steagall?

¿Qué era la Ley Glass-Steagall?

En 1933, tras el colapso bursátil de 1929 y durante una quiebra de bancos comerciales a nivel nacional y la Gran Depresión, dos miembros del Congreso pusieron sus nombres en lo que hoy se conoce como la Glass-Steagall Ley (GSA). Esta ley separó las actividades de inversión y banca comercial. En ese momento, se consideraba que la "actividad bancaria inapropiada", o lo que se consideraba una excesiva participación de los bancos comerciales en la inversión bursátil, era el principal culpable de la crisis financiera. Según ese razonamiento, los bancos comerciales asumieron demasiados riesgos con el dinero de los depositantes. Explicaciones adicionales ya veces no relacionadas para la Gran Depresión evolucionaron a lo largo de los años, y muchos cuestionaron si la GSA obstaculizó el establecimiento de firmas de servicios financieros que puedan competir entre sí por igual. Analizaremos por qué se estableció la GSA y qué llevó a su derogación final en 1999.

VER: La historia de la FDIC

Razones para la Ley - Especulación comercial
Se acusó a los bancos comerciales de ser demasiado especulativos en la época anterior a la Depresión, no solo porque estaban invirtiendo en sus activos pero también porque estaban comprando nuevos temas para su reventa al público. Por lo tanto, los bancos se volvieron codiciosos, asumiendo enormes riesgos con la esperanza de recompensas aún mayores. La banca misma se volvió descuidada y los objetivos se volvieron borrosos. Se emitieron préstamos incobrables a compañías en las que el banco había invertido, y se alentaría a los clientes a invertir en esas mismas acciones.

Efectos de la Ley - Creando Barreras
El Senador Carter Glass, un ex secretario del Tesoro y el fundador del Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos, fue la fuerza principal detrás de la GSA. Henry Bascom Steagall fue miembro de la Cámara de Representantes y presidente del Comité de Banca y Moneda de la Cámara. Steagall acordó apoyar la Ley con Glass después de que se agregó una enmienda que permitía el seguro de depósito bancario (esta era la primera vez que se permitía).

Como reacción colectiva a una de las peores crisis financieras de la época, la GSA estableció un cortafuegos regulador entre las actividades comerciales y de los bancos de inversión, ambas controladas y controladas. A los bancos se les dio un año para decidir si se especializarían en banca comercial o de inversión. Solo el 10% del ingreso total de los bancos comerciales podría provenir de valores; sin embargo, una excepción permitió a los bancos comerciales suscribir bonos emitidos por el gobierno. Los gigantes financieros de la época, como JP Morgan and Company, que se consideraban parte del problema, fueron directamente atacados y obligados a recortar sus servicios y, por lo tanto, una fuente principal de sus ingresos. Al crear esta barrera, la GSA tenía como objetivo evitar el uso de depósitos por parte de los bancos en el caso de un trabajo de suscripción fallido.

La GSA, sin embargo, fue considerada dura por la mayoría de la comunidad financiera, y se informó que incluso el propio Glass se movió para revocar la GSA poco después de su aprobación, alegando que fue una reacción exagerada a la crisis.

Construir más muros
A pesar de la laxa implementación de la GSA por parte de la Junta de la Reserva Federal, que es el regulador de los bancos de Estados Unidos, en 1956, el Congreso tomó otra decisión para regular el sector bancario. En un esfuerzo por evitar que los conglomerados financieros acumulen demasiado poder, la nueva Ley se centró en los bancos que participan en el sector de los seguros. El Congreso estuvo de acuerdo en que asumir los altos riesgos asumidos en la suscripción de seguros no es una buena práctica bancaria. Por lo tanto, como una extensión de la Ley Glass-Steagall, la Ley de Holding del Banco separó las actividades financieras al crear un muro entre el seguro y la banca. A pesar de que los bancos podían, y aún pueden, vender productos de seguros y seguros, el seguro de suscripción estaba prohibido.

¿Las paredes eran necesarias? - Las nuevas reglas de la Ley Gramm-Leach-Bliley
Las limitaciones de la GSA en el sector bancario desató un debate sobre cuánta restricción es saludable para la industria. Muchos argumentaron que permitir que los bancos se diversifiquen con moderación ofrece a la industria bancaria el potencial de reducir el riesgo, por lo que las restricciones de la GSA podrían haber tenido un efecto adverso, haciendo que la industria bancaria sea más riesgosa que segura. Además, es probable que los grandes bancos del mercado posterior a Enron sean más transparentes, disminuyendo la posibilidad de asumir demasiado riesgo o enmascarando decisiones de inversión poco sólidas. Como tal, la reputación ha llegado a significar todo en el mercado actual, y eso podría ser suficiente para motivar a los bancos a regularse.

En consecuencia, para deleite de muchos en la industria bancaria (no todos, sin embargo, estaban contentos), en noviembre de 1999 el Congreso derogó la GSA con el establecimiento de la Ley Gramm-Leach-Bliley, que eliminó las restricciones de la GSA contra afiliaciones entre bancos comerciales y de inversión. Además, la Ley Gramm-Leach-Bliley permite a las instituciones bancarias proporcionar una gama más amplia de servicios, incluida la suscripción y otras actividades de negociación.

Conclusión
Aunque la barrera entre la banca comercial y la banca de inversión apuntaba a evitar la pérdida de depósitos en caso de fallas de inversión, las razones para la derogación de la GSA y el establecimiento de la Ley Gramm-Leach-Bliley muestran que incluso los intentos regulatorios de seguridad pueden tener efectos adversos.